Fetichismo

Cita Posted on Actualizado enn


¿Qué es el Fetichismo?

El fetichismo es la fijación en un objeto o en una parte del cuerpo y la necesidad compulsiva de utilizarlo para lograr un placer psicosexual. Los actos sexuales de los fetichistas son despersonalizados y objetivados. En el fetichismo, la descarga sexual se obtiene generalmente con la masturbación.

Un fetiche es cualquier objeto que tenga connotaciones sexuales para usted. Puede ser cualquier cosa realmente. Un fetiche puede ser un objeto, un cierto tipo de tejido, un olor o una situación. Para ser algo más explícito, usted puede lograr excitarse, por ejemplo, con tacones altos, ropa interior sensual, botas, cuero, seda, un perfume o la visión de un sumiso arrodillado delante de su dominante.

Los individuos que usan una ayuda sexual o que se excitan de forma especial por determinadas partes del cuerpo no son, en general, verdaderos fetichistas ya que no dependen de la ayuda sexual o de una determinada parte del cuerpo para alcanzar su placer, únicamente -en distintas ocasiones y grados- utilizan objetos o algunas partes del cuerpo como instrumento para su experiencia pero que no focalizan exclusivamente en ellos su atención sexual.

Las causas del fetichismo no están claramente establecidas. Algunos autores creen que se desarrolla a partir de algún tipo de experiencia acaecida en la primera infancia, en la cual, se asoció un objeto con un tipo, muy fuerte, de excitación o satisfacción sexual. Otros, que siguen la teoría psicoanalítica, creen que el fetichista desea ser mujer como su madre, tiene miedo a la castración y no se atreve a establecer relaciones sexuales por miedo al fracaso.

Como sea, el gusto por los fetiches está considerado hoy día como una parafilia más que como una desviación sexual, lo cual depende de la valoración moral de cada individuo. De común acuerdo entre dos o más individuos, las técnicas de negociación y comunicación pueden ser hábiles explorando fetiches particulares, cualesquiera que sean. El cuero es uno de los fetiches más clásicos y comúnes en el juego de intercambio de poder erótico. El segundo, sin duda alguna, son los tacones altos. Mucho del atractivo del cuero y del látex está en su adherencia y su brillo. La ropa de cuero y la de látex refuerzan la idea de sensualidad y pueden lucirse como una segunda piel.

Otro fetiche que muchas personas tienen es la piel lisa, sin vello. La piel afeitada es como seda suave, completa y absolutamente desnuda y muy vulnerable. Las piernas, axilas u órganos genitales pueden sentirse muy diferentes depilados. Dentro del intercambio de poder erótico del juego está la acción de afeitar en público (como una señal de sumisión). Una fantasía del fetiche bastante común (dura para llevar en la vida diaria) es rapar la cabeza de la hembra, lo cual es considerado muy erótico como una señal intensa de sometimiento.

La mente es la zona erógena más grande, juega un rol importante en el juego y puede elevar la temperatura. En cuanto a los corsés y tacones altos, estas son ropas ajustadas que refuerzan las curvas del cuerpo y trabajan muy bien como la parte erótica del juego. ¿Otros fetiches? La ropa formal en los hombres, vestimenta de vaquero, uniformes de policía o de enfermera, el atavío de una muchacha de harén… y sigue la lista. A muchas mujeres les gusta también vestir como los hombres. O viceversa. Si se cambian los papeles del género se abre un inmenso rango de posibilidades.

Referencia: http://fetishexchange.org/fetishism1.shtml

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s