La química sexual

Cita Posted on Actualizado enn


“No te vayas a casar si no hay química entre ustedes”, aconsejan muchas personas – ¿El motivo? Tal parece ser que ese factor es fundamental para que una relación sea exitosa o no, sobre todo en el terreno sexual.

Todo parece venir de las feromonas, sustancias químicas inodoras que nuestro cuerpo produce y tienen como única misión afectar nuestro comportamiento sexual y atraer al sexo opuesto. Éstas son captadas por el órgano vomeronasal (OVN), ubicado en nuestra nariz. A partir de ello, hay científicos que aseguran que los individuos -y los animales- con mayor secreción de esta hormona son más atractivos y respetados.

Clave
Según explica la doctora. Winnifred Cutler, (en un extracto del boletín de noticias: Conexión de la salud para Mujeres. Women’s Health Connection, PO Box 6338, Madison WI, 53716, EUA), en 1979 ya se había descubierto la existencia de la feromona humana. “El descubrimiento de las feromonas humanas del sexo apareció internacionalmente en artículos de primera página, cuando mis colegas y yo tuvimos éxito en la aceptación par-repasada para publicación en diarios científicos en 1986. Proporcionamos a la prueba que las mujeres y los hombres emitieron feromonas a la atmósfera y mostramos que las feromonas extraídas se podrían recoger, congelar durante un año, deshelar y después aplicar en el labio superior de recipientes para imitar algunos de los efectos feromonales encontrados en naturaleza”, expresa.

El tema químico tiene gran relevancia concuerda la experta Kim Painter. “Los productos químicos en los cuerpos de los hombres pueden causar a sus socios del sexo femenino ser más fértiles, tener ciclos menstruales más regulares y una menopausia más suave, demuestra una investigación. Y las mujeres que tienen relaciones sexuales con hombres por lo menos una vez por semana benefician el máximo de los productos químicos, que supuestamente funcionan por medio del sentido del olor”. A este respecto la doctora Cutler agrega: “La parte emocionante es el efecto que tenemos uno a la otra”.

Las investigaciones de la doctora Cutler, demuestran que las mujeres son afectadas por las feromonas y de hombres y de mujeres.Las mujeres con ciclos menstruales inusualmente largos o cortos consiguen los ciclos más cercano-al-promedio después de inhalar regularmente la esencia masculina, descrita como un compuesto del sudor del varón, las hormonas y los olores naturales del cuerpo. Las mujeres en contacto con la esencia femenina de otra mujer menstruaron en el mismo tiempo después de algunos meses, confirmando un fenómeno largo-observado que las mujeres que viven juntas menstrúan en el mismo tiempo. Otros estudios de Cutler muestran que las mujeres que tienen relaciones sexuales con los hombres por lo menos una vez por semana tienen ciclos menstruales regulares y pocos problemas de la fertilidad y de la menopausia, gracias a la exposición a las feromonas.

Los besos
Incluso, el asunto puede evidenciarse a través de los besos. Durante un beso de alta intensidad aumentan los niveles de dopamina (sustancia asociada con la sensación de bienestar) y de testosterona (hormona asociada al deseo sexual), y las glándulas adrenales segregan adrenalina y noradrenalina, que aumentan la presión arterial y la frecuencia cardiaca.


A la vez, la glándula pituitaria, situada en la base del cerebro, libera oxitocina, mágica hormona que, además de hacernos sentir como flotando, dicen que ha ayudado bastante a la perpetuación de la especie humana. El cóctel resultante es una experiencia tan turbadora que, para muchos, supera al propio acto sexual. Ojo que “muchos hombres son demasiado agresivos, ásperos, precipitados e incultos cuando besan. No conocen las cuatro P: paciencia, pasión, parsimonia y presión adecuada, por lo que dejan pasar gran parte del placer. Además, ponen demasiado énfasis en el beso francés (con lengua incluida), y se lanzan a él con demasiada rapidez. Los auténticos expertos son más sofisticados, y procuran no distraer la atención de su pareja o dar, burdamente, la impresión de que el beso es una formalidad para llegar a algo más”, explica David D. Coleman, autotitulado experto en besos.

Texto enviado por correo electrónico por

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s