Forma humana

Posted on Actualizado enn


Hace un año, cuando estuvimos desnudos en el Zócalo, no me sentía nudista, no tenía la menor idea de que hubiera gente que lo practicara (por lo menos no en el país -fuera de Zipolite, lugar del cual supe desde la secundaria-), no estaba acostumbrado a pensar en desnudarme como no fuera para tener relaciones sexuales, para dormir o para bañarme.

Tenía pena de mi cuerpo, es la verdad. Lo peor es que no sé de dónde me vino esa pena pero ubico perfectamente que la sentía como una loza, similar a la opresión que me constreñía cuando entraba a una iglesia en los años en que se suponía era católico.

En cada encuentro nudista me he topado con más situaciones que me han hecho confirmar que esto tiene un sentido muy profundo, lleno de buena vibra, que difícilmente puedo transmitir con las palabras, ya que éstas son insuficientes o esquemáticas para hablar simplemente de cómo se vibra y se percibe un cambio interno generado a partir de un acto tan sencillo que aparenta ser irrelevante. Finalmente, el contacto con la gente de Nudmex en Cuautla fue algo increíble, el hecho de ver a parejas llevando a sus niños me hizo darme cuenta de que hay personas que no sólo ven en el nudismo una expresión personal sino también una cuestión de ejemplar educación, de convivencia integral familiar.

Por tanto, cada vez entiendo menos a los que se expresan del nudismo con palabras duras, como una experiencia de vida eventualmente dramática, como un desfase en el camino, como una invitación a ser manipulados para satisfacer los deseos sexuales de otros. Definitivamente, somos seres inteligentes que podemos darnos cuenta cuando nos quieren manipular o quieren abusar de nosotros, si nos ponemos alerta hay formas de detenerlo a tiempo y evitar daño, si nos interesa ser parte del juego de otros es una decisión particular que nadie tiene derecho a cuestionar. Lo que me pregunto es ¿por qué personas que se permitieron esa libertad el domingo 6 de mayo tienen tanto prejuicio hacia el desnudo? ¿Será que los que fuimos al Zócalo a encuerarnos estamos dañados?

 

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s