Cuando el silencio es interrumpido por un grito

Posted on Actualizado enn


Una compañera del grupo Zócalo Desnudos escribió Felicidades a todos los padres (…) porque no faltó quien le sacara a la responsabilidad, es increíble que aún siga habiendo hombres que se pierden la oportunidad de ser PADRES (…)

Supongo que me puedo poner el saco de aquellos hombres que nos perdemos la oportunidad de ser padres, aunque deduzco que más bien se refiera a quienes no criaron a sus hijos engendrados.

Hace 8 años que me hice la vasectomía y apenas ayer alguien me preguntaba si no me arrepentía, ante lo cual con toda tranquilidad y convicción sigo creyendo que es uno de los actos más asumidos que he realizado, con el cual me siento muy satisfecho. Dado que dejé de posar mi expectativa en el acto de la procreación, no me veo feliz por el hecho de ser un inseminador ni por la alegría de ver pequeños clones míos. Muy poca gente me cree cuando planteo que sí me preocupa la sobrepoblación y el futuro del planeta, nuestros ancestros no lo pensaron mucho por lo que hoy día somos muchos y tenemos problemas muy importantes que como sociedad noto que pasan desapercibidos, enfundados en el valemadrismo mexicano que tanto lamento. No podré cambiar el mundo, pero sí cambiaré el mío.

Así que para mí es como si hubiera nacido estéril y creo que esta característica no debería ser algo para quererse aventar de un edificio. Me agradaría mucho más poder adoptar a un niño, aunque los bebés me desesperan y prefiero que ya esté más grandecito; si no lo veo tanto prospectivamente en mi vida es por lo complicado que resultan los requisitos legales para la adopción. Así que por el momento me preocupo por lo primero, que son mis posibles relaciones de pareja.

Tampoco tengo la impresión de que no voy a dejar huella de mí al no tener descendencia, ya que lo importante de mí quedara por mi obra y no por ser eficaz en el momento del coito o por haber cogido sin preservativos con cuanta mujer pude. Antes de la vasectomía una chica me dijo que quería un hijo mío, que no buscaba que yo lo mantuviera ya que ella se iría a Veracruz y que no tendría que hacerme cargo de su educación ni manutención; sabrá la chingada por qué razón le dije que sí pero afortunadamente no cometí semejante tontería.

Mi padre fue quien se enojó mucho por haberme hecho la vasectomía, reclamó que no le di un nieto siendo yo su primogénito y que el apellido no tuviera seguimiento en esta línea genealógica (si fuera el Camilli de mi abuelo lo entendería pero Pérez no creo que sea algo que se pueda extrañar hoy día). Hasta en su lecho de muerte lamentó mi decisión y se culpó de que yo me creyera incapaz de ser padre o tuviera miedo de serlo, algo que las personas suelen asociar a este acto. Afortunadamente, mi papá murió y yo no me quedé con nada pendiente de decirle, yo lo pude dejar ir en paz, al igual que con mi abuela paterna, ya que en vida tuve que confrontar, debatir y luchar con ambos con las decisiones afortunadas y las desafortunadas así como con las ideas, ya que nunca a mis padres les he dado la razón sólo por el hecho de haberme creado. Han sido mis padres pero no son infalibles y, a veces, hay que llegar a la confrontación para también enseñarles porque no hay nada peor que la razón de “porque lo digo yo” o “mientras vivas en esta casa se hace lo que yo digo”. Por eso, me fui en cuanto me corrió mi mamá. Por eso, no acepté que mi papá me condicionara mi vida a cambio de mantenerme ya cuando era mayor de edad.

Ni en vida ni en muerte he festejado el día de la madre, menos el del padre, que cuando yo era niño no tenía ningún eco, mientras que para el 10 de mayo te ponen en la escuela a hacer manualidades harto ridículas que a mi mamá le costaba buena parte de su ingreso para comprar lo que a final de cuentas -según- era para ella y al paso del tiempo terminó en la basura. Como no soy creyente ni religioso, no voy a rendir tributo a la urna donde yacen las cenizas de lo que fueron mi padre y mi abuela, a final de cuentas ellos ya no son, ya no están, conviví con ellos mientras vivieron y seguirán en mí hasta que muera, pero ese nicho frío y ominoso en iglesias inhóspitas y para mí decadentes no me mueven a tener que acercarme a realizar reverencia alguna.

El día de…. es, viva o muerta la persona, todos los días, ya que habitual y ordinariamente este corazón sigue latiendo.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Cuando el silencio es interrumpido por un grito

    Hughworld escribió:
    16 junio 2008 en 19:31

    solo puedo decirte felicidades genial forma de pensar.

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s