Agua verde, calor infernal

Posted on Actualizado enn


Con este calor insoportable me está doliendo la cabeza.

Encontré lugar para detenerme un rato frente a un supermercado que recuerdo ya estaba aquí hace 15 años, cuando vine por primera vez a Cancún. Cuando las puertas corredizas se abren, puedo sentir la frescura del aire acondicionado.

Una chica, muy atractiva, pasó 3 veces frente a mí.

La primera ocasión me sonrió al verme, de reojo, pero enseguida cambió su gesto y desapareció; supuse que su sonrisa se habría debido a alguna circunstancia ajena, desconocida.

En la segunda, me miró de frente y sonrió nuevamente, sin discreción; supe entonces que sí era yo el receptor de ese gesto. Volteé y de vuelta se había esfumado; poco después, la vi parada junto junto a la puerta de conductor de una camioneta negra por lo cual ella quedó de pie, en plena avenida Cobá, cerca de un crucero muy transitado.

Luego, regresó hacia donde me encontraba pero ya no me observó.

Seguí sus pasos, pues ya estaba cansado de estar parado, era un buen pretexto para moverme; mas al avanzar una cuadra subió a un auto gris estacionado sobre la avenida Tulum y se fue.

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s