Comentarios de poliamor 1.1

Posted on Actualizado enn


Aprovechando que me llegó una notificación de los mensajillos enviados por Twitter conteniendo la palabra poliamor me dio por hacer unos comentarios breves, que incitaron un diálogo interesante que publico por partes.

Si fuera poliamorosa, dormiria en medio de mis dos parejas y abrazada con ellos.

Esta frase me encantó, porque ¿a quién no le gustaría dormir en medio de las dos personas que quieres? Eso está genial y los que hemos tenido oportunidad de vivirlo en algún momento, podría apostar que ha resultado una experiencia muy hermosa. Claro, también cabría observar que lo digo desde mi posición como el “recién llegado”, no sé qué tan grato pueda resultar para quienes son las parejas “formales”, como me ha tocado. Debo decir que este asunto de parejas “primarias” y “secundarias”, aunque entiendo por qué se plantean así, me ha parecido siempre muy inequitativo, ya que el que llega pareciera estar compitiendo por ganarse un status que le dé la posibilidad de que sea tomado en serio. Este es un muy buen tema, parejas principales y secundarias. Por otro lado, también hay que reconocer que puede darse el caso de personas que tienen dos relaciones pero que cada una está en sus propios espacios, aunque los tres no convivan juntos, lo cual no sólo me parece respetable sino que además me parece un ejemplo de acuerdo muy equilibrado, aunque puede ser tal vez más demandante para quien es el pivote. Ciertamente, ubico a quien tiene este tipo de relación y creo que es igual de padre tener alguien con quien te desarrollas en cierto ámbito y otro más con quien tienes espacios diferentes. Así que no todas las relaciones poliamorosas tienen que ser de juntos hasta para ir al baño, eh.

¿Quién se considera víctima del poliamor?

Huy, esto está de miedo, supongo que se refieren al hecho de que relacionen poliamor con infidelidad y, por tanto, con engaño. Es decir, si alguien fue “engañado” porque su pareja empezó a andar con otra persona, entonces seguramente se debe asumir como una víctima de esta infidelidad. También me ha sucedido con cierta frecuencia que pregunten por poliamor y lo relacionen de inmediato con ser infieles y, por tanto, no comprometidos, inestables y calientes, pa’ acabar pronto. Pero si nos referimos tal cual a lo que sí sería el poliamor, ¿realmente podríamos decir que hemos sido víctimas de ello? ¿No el poliamor es en primera instancia un posicionamiento personal ante el mundo y, por tanto, ante quienes nos rodean? Si nos hacemos responsables de ser poliamorosos, entonces no podríamos ser víctimas, a menos que nos asumamos como nuestros propios victimarios, creo.

“Poliamor” son parejas d 3 no d 2 … Compartir tu amor con otro … Yo no podria compartir a mi viejo con otro/a persona … Ni madr…

Aquí veo varias partes. Primero, las dificultades del lenguaje para hablar del poliamor. Recuerdo que en las primeras reuniones temáticas del grupo Poliamor en México que hacíamos cerca de Copilco hace dos años, se mencionó la propuesta de armar todo un vocabulario para hablar de las relaciones poliamorosas sin tener que usar el lenguaje convencional. A veces, precisamente hablar de amor nos lleva a relacionar que ese amor tiene que ser exactamente igual a lo que hemos aprendido por tradición, sólo que multiplicado en personas. Entonces, para hablar de una o varias formas del amor, tendríamos que mencionarlo de otra manera, con otras palabras, con otros significantes. De hecho, en lugar de pareja de tres, sería trieja, pero si en una relación de tres no todos andan con todos, entonces ¿cómo se le llama? Alguien mencionó en aquel tiempo que se le nombrara a cualquier relación poliamorosa “esfera”. Igualmente, para dejar de hablar de amor, Leonor Silvestri en una entrevista escuché que mencionó la palabra “vínculos de afinidad”. Hay quienes insisten en lo fundamental de reconstruir el idioma, hay quienes no lo ven necesario ya que se pueden reinterpretar a partir del reposicionamiento personal, como sea, están abiertas las posibilidades.

Compartir tu amor con otro creo que está muy bien descrito, es precisamente el hecho de compartir aquello que nosotros sentimos y relacionamos con amor lo que queremos tejer con los otros, que es una diferencia sustancial al amor en donde esperamos que el otro sea quien nos ame para considerar si tiene o no derecho a que lo amemos. En los talleres de poliamor lo hemos dicho, no hay una forma de garantizar que el otro nos ame, mas que aquellos actos a los que nosotros le damos el significado de ser amor, pero que no necesariamente tienen que ser así y que tampoco nos garantiza que sea honesto. De cualquier manera, no debiéramos estar buscando “medir” el amor del otro para saber si entonces lo amamos o mejor nos vamos con nuestras ropitas a remojarlas a otro lago.

Yo no podría compartir a mi viejo. Decir “vieja” o “viejo” para hablar de la pareja puede ser muy chistoso para quienes lo dicen pero a mí me parece invariablemente despectivo. Luego, he mencionado que yo no comparto a mis parejas, porque no son mi posesión, así que ellas se compartirían con quien quieren, no con quien yo quiera, de igual forma como soy yo el que decide compartirse con quien tejo mis afectos, mi intimidad. ¿Ustedes se comparten, comparten o se parten?

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s