En la vorágine

Minientrada Posted on Actualizado enn


A propósito de un texto que encontré en la revista Cine Toma donde la actriz colombiana Alicia Caro escribe respecto a sus inicios en el cine nacional en 1947 y a su primer papel protagónico en La vorágine (Abismos de amor), de 1948 dirigida por Miguel Zacarías, transcribo la parte que me conmovió profundamente porque la pude asumir como dedicada a mí, que pareciera resultado de una plática en persona, entre ambos, de apenas anoche.
.

La novela [La vorágine] termina con las palabras: “¡Arturo Cova y sus compañeros no regresaron; se los tragó la selva!”..
     […] A partir de la adolescencia la vida es como internarse en una selva intrincada, desconocida
 y fascinante.
        […]
      Estará perdido y confuso a veces en esa selva, donde hay peligros ocultos que de pronto aparecerán frente a él […] que a veces quizá lo hagan perder la fe y el camino […]
    Pero en algún momento conocerá el amor; su vida y todo su entorno cambiará para bien.
       Mientras, el tiempo inexorable lo irá envolviendo hasta darse cuenta que ya es un anciano y conoce, sabe que la vejez es un lento deterioro progresivo de todo el organismo. Se dará cuenta que la juventud busca, quiere movimiento y lucha: nuevas metas, nuevos retos… y entiende con dolor que todo eso quedó atrás en su pasado.
   Ahora que ya empieza a conocer la soledad, comprende que lo irá envolviendo y que en el fondo empieza a desear la quietud.
       Finalmente aceptará que ya no hay regreso, ¡que se lo tragó la vida!

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s