Porque el amor tiene muchas formas de desear

Posted on Actualizado enn


Anoche un par de contactos me preguntaban respecto a cómo nos fue en el VIII Congreso Internacional de Psicología y Sexualidad Diversidades… porque el amor tiene muchas formas de desear, organizado por la CONAPEP del 7 al 10 de marzo en el hotel Emporio ubicado en Ixtapa, municipio de Zihuatanejo de Azueta, estado de Guerrero, al que fuimos invitados Diana Neri, Israel Lugo y yo como parte del Colectivo Poliamor en México, por medio de una psicóloga queretana que tenemos como contacto en la red social, para dar una ponencia vivencial y un taller acerca del poliamor.

A nosotros nos tocó participar el sábado 9, primero con la charla de 11:30 a 12:30 del día, aproximadamente, después de la participación de Roberto Guadarrama “Dos implica al menos tres: Fidelidad vs exclusividad” y antes de la de Hazel Gloria Davenport con el tema “2013: Nuevas visiones sobre la transexualidad”.

Nosotros íbamos preparados para dar una plática de dos horas, idea con la que iniciamos la charla abordando cada uno ciertos temas en específico, como solemos hacer. Yo fui el primero en hablar para luego ceder la palabra a Isra y posteriormente continuar Diana, en un intento de armar una conversación en lugar de exposiciones individuales, como lo habíamos convenido; sin embargo, fue en el momento en que Diana comenzaba su intervención cuando nos avisaron que nos restaban ¡5 minutos! para concluir la ponencia. Huy, pues todavía nos alargamos unos 20 minutos más en lo que Diana pudo concluir su participación y contestar un par de preguntas de los asistentes. Israel ya había apelado a la interlocución mientras hablaba, mientras que yo, por ser a quien estaban haciendo las señas para que concluyéramos, preferí no intervenir con el fin de no alargar el debate. Creo que, aún con la eventual confusión en cuanto al tiempo de participación, nuestra intervención resultó interesante para muchos de los asistentes (algunos de los chavos que acudieron estaban más al pendiente de sus celulares), tanto así que varios se acercaron al final para tomarse la foto con nosotros (por lo menos yo no iba preparado para ello, de haberlo previsto ¡me hubiera peinado!).


14

Luego, tuvimos un receso adecuado para comer y para descansar un poco del viaje, dado que habíamos arribado un par de horas antes apenas y, por cuestiones logísticas del hotel, nos tuvieron la mayor parte del tiempo previo en la recepción esperando que nos asignaran habitación. Fue a las 5 de la tarde cuando iniciamos el taller en un salón grande, con una entrada lateral cuyas puertas, al estar vencidas, no se podían cerrar por lo que entraba la luz del día plena al igual que podíamos disfrutar de una maravillosa vista de las palmeras y del mar en el horizonte, algo poco propicio para la concentración que requiere un taller, ciertamente.

El taller fluyó maravillosamente, la participación de los chavos fue muy entusiasta, estaba programado para durar sólo dos horas, un tiempo muy breve para una actividad así, por lo que 15 minutos antes de que se cumpliera dicho plazo consultamos con los asistentes para saber si realizábamos una dinámica más para luego cerrar con las conclusiones o si querían que hiciéramos las dos dinámicas que faltaban aunque nos llevara más tiempo, a lo cual todos optaron por alargar el taller; así pues, nos extendimos hasta las 8 pm (no digo de la noche, porque aún había algo de luz del sol), las dinámicas resultaron muy reveladoras, los chavos quedaron muy contentos y en los comentarios nos expresaron cómo se llevaban un aprendizaje, con una idea muy diferente a la que se habían hecho del poliamor antes de ir al congreso. Incluso, una de las chicas, que mencionó ser oriunda de Guanajuato, dijo que después del taller se regresaba decidida a plantear el poliamor como la forma en la que quiere relacionarse en lo sucesivo, algo que no había querido proponer por el hecho de vivir en un lugar que percibe lleno de prejuicios, ¡eso fue increíble! Otra más dijo que llegó al taller convencida del poliamor pero que se iba con muchos cuestionamientos que no se había hecho y que quería trabajar para tenerlo todo más claro consigo misma. Creo que se cumplió algo que les advertimos al inicio del taller, que si todo nos salía bien, se irían con más dudas de aquellas con las que habían llegado.

En la noche había una fiesta, con el pretexto de festejar el cierre de actividades, en un antro cercano al hotel donde se llevó a cabo el congreso y habíamos pensado inicialmente en acudir, aunque luego resultó Isra el único animado en lanzarse, considerando que ni Diana ni yo somos antreros o fiesteros, pero antes de que pudiéramos decidir si íbamos o no, me quedé profundamente dormido, tanto así que ¡hasta con las chanclas puestas amanecí!

El domingo tuvimos que sufrir un rato caminando a lo largo de la playa y tomando un par de bebidas en la alberca, antes de salir corriendo para tomar el autobús de regreso, uno de dos niveles de la línea Autovías, cuyos respaldos de los asientos se pueden hacer lo suficientemente atrás como para que funcionen muy confortablemente como camas. De cualquier manera, cuando viajo de día procuro no perderme disfrutar el paisaje y en esta ocasión valió muchísimo la pena soportar el tremendo calor que sentí, por la maravilla de observar la presa Infiernillo, al cruzar a Michoacán.

DC5750

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s