Telaraña

Posted on


Nuevamente te soñé. Llevo años oyendo que eso está mal, que ya lo supere, que me dejaste traumado y otras frases mecánicas. Poca empatía. Sin embargo, aunque sé durante el sueño que lo que estoy viendo no es real, que estoy durmiendo, cedo a la tentación de despertarme para terminar con la ensoñación y decido abandonarme al gozo que me permite vivir sensaciones que ya sólo en la memoria se mantienen vivas, Loveque en este sueño retoñan como si fuese la primera vez que me engulle la emoción intensa de ver tu rostro, tu sonrisa, de sentir cómo tus manos se acercan a mi cara, a acariciar mi mejilla, de que tu cuerpo se voltee para deslizarse sobre mí mientras recostado observo maravillado los poros de tu piel, mientras voy sintiendo cómo tu cuerpo se aproxima al mío percibiendo tu calor. Vivir eso, aunque sea en sueño, ¿cómo lo puedo explicar? ¿Cómo lo puedo pagar? ¿Quién lo quiere entender?

No me hace falta recibir peroratas. Mi imaginación, mi mente, finalmente sólo me pertenecen a mí y en ellas me permito ser libre, es donde puedo recrear lo que en algún tiempo pude ya vivir, donde puedo crear lo que no fui y externar lo que también soy (aunque no se vea). Permitirme caer en los lugares, en los momentos y con las personas, tanto reales como ficticias, en los que me hunde mi onirismo es una experiencia similar a nutrirme de los mundos lejanos y ajenos que en los que floto aún gracias a que sigo yendo al teatro y al cine. No he de renunciar a lo único que me recuerda que, por suerte -y por no sé cuánto tiempo más-, aún no lo estoy…

Luego, al despertar, se acerca el dilema que ha caracterizado a los fines de semana de este año (una vez librada la batalla del tumor de mi madre): el de encontrar una buena razón para levantarme de la cama. Dan las 10, las 12, llega la 1 y, a veces, hasta las 2 de la tarde, mientras sigo dando vueltas a mi mente, pensando qué sentido tiene pararme. Finalmente, los días se consumen sin hallar la diferencia entre haber permanecido o no acostado. Mejor, debería quedarme dormido.

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s