Matar a tu padre y a tu madre

Vídeo Posted on Actualizado enn


Versión original del videoclip

¡Feliz día de las madres! Con esta bonita frase cínica (dado que no celebro el Día de la Madre ni me parece que su instauración en nuestro país así como su mercantilización actual que la motiva sean admirables, por no decir la falsa relación de la maternidad con lo sagrado, por simple santificación de un mexicano promedio tendiente a la culpa y al flagelo) compartí en la red social este videoclip de la canción de David Lynch “Good day today”, el cual me parece un punzante retrato de una típica familia cualquiera, una alucinante muestra de la eficaz forma en la que la familia tradicional devora a sus miembros.

Para mí, no hay maquinaria represora más efectiva que la familia nuclear (por encima de la Iglesia y el gobierno), capaz de limitar, condicionar, chantajear a sus integrantes con gusto, que no fomenta su independencia, su autonomía, sino que incentiva la sumisión, el autoritarismo, el proteccionismo, la jerarquía y la inequidad, formando a los hijos como padres/madres sustitutos de sus progenitores/hermanos/parejas. Solo que los mexicanos somos tan autoindulgentes que creemos que nosotros no somos también estos pequeños monstruos.

Sí, entiendo lo que estás pensando, muchos no identificamos haber vivido en una atmósfera nociva como la que el video representa porque hemos formado parte de ella (alguien de otra ciudad me decía que es como cuando dejamos de percibir el smog en el aire de la ciudad de México porque vivimos a diario en él) y, sobre todo, porque justamente desde la misma familia no nos acostumbran a ejercer la autocrítica y menos aún se tolera la idea de criticar a la sacrosanta familia, donde cualquier abuso es tolerado por el simple hecho de decretar que los progenitores lo hacen por nuestro bien o por el pueril argumento de que en casa de los padres se hace lo que ellos dicen.

La independencia, la autonomía, es el mayor aprendizaje de respeto que alguien puede tener, ya que de la consideración hacia mí parto para considerar a los otros, para entenderlos aunque no los justifique (empatía, no solo simpatía) y es en este sentido que dudo que una familia tradicional pueda ser semillero de propuestas, pero sí creo que desprenderse de esa dinámica puede generar un cambio para una siguiente generación que realmente promueva equilibrios, desde el hecho de poder ver a los miembros de nuestra familia genealógica en sus justas dimensiones e identificar que tomar distancia nos permite crecer, justo ahí creo que es donde está lo importante: distanciarse sin dejar de convivir con ellos.

Finalmente, todos estamos solos, pero nos cuesta lidiar con lo tremendo que puede ser afrontarlo y, por ello, incentivamos pequeñas grandes familias en casas donde la privacidad se pierde, donde no hay consideración de la necesidad de espaciamiento, de que haya un espacio íntimo, personal, para cada uno de nosotros.

El niño protagonista del video, al final, es mi héroe.

Todos deberíamos hacer lo propio.

Versión oficial del videoclip

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s