Karina

Siempre hay esperanza

Imagen Posted on Actualizado enn

Una de las mejores sensaciones en la vida es abrazar a alguien después de haberle extrañado tanto.

Karina

…Pero mi nave se averió

Posted on Actualizado enn

Después de 2 años con 7 meses de haber perdido contacto con mi excompañera de vida, para mi extrañeza me encontré con el imperioso deseo de buscarla. Resultaba algo muy raro e inquietante puesto que durante todo este tiempo cada vez que la recordaba no podía evitar el sentimiento de rabia, el cual yo estaba convencido se trataba de desprecio puro. Repentinamente sentí una gran necesidad de estar bien con todo el mundo, de sentir que, si eran mis últimas horas sobre esta tierra, yo estaba en paz con ella, que podría llorar en mi hombro. O simplemente encontraba en mi estado emocional perturbado un pretexto ideal para reconocer que quería volver a verla. Así que me di a la tarea de llamar a casa de sus padres, adonde ella volvió tras nuestra separación.

Sin embargo, habían mutado de línea telefónica por lo cual me contestaba una tipa con voz de poca amistad que me hizo dudar si efectivamente era cierto lo que me manifestaba o se trataba de un argumento de su familia para no comunicarme con ella. Entonces recordé la empresa donde trabajaba; como se trata de una cadena de tiendas era difícil saber si aún seguía en la sucursal donde yo supe por última vez que laboraba o si ya la habían cambiado, incluso si aún seguía trabajando ahí. 

Bendito internet, localicé el directorio de las tiendas con los respectivos números telefónicos. Llamé a la primera que venía en la página electrónica pero sonaba ocupado. Después de insistir marqué a la siguiente sucursal donde para mi consternada emoción contestó ella. Traté de estabilizar mi voz (aún sin emitir palabra alguna la sentía frágil). Le espeté: ¿Karina? –Sí. –¿Karina Juárez? –Sí. -¿Sabes quién habla? -…Sí. Y ya me puse a explicar para qué carambas me comunicaba. Lo había pensado con anticipación. Seguramente querría saber la razón para hacerlo, no creo que sea algo habitual que la gente busque a sus ex parejas para quedar en buenos términos. 

Además, debo mencionar que fue una curiosa y bienaventurada coincidencia que ese día ella tomara el auricular del teléfono, ya que, aunque seguía laborando en aquella empresa, ya no estaba como gerente del local, sino como supervisora de varias sucursales, razón por la que justo en el momento que marqué estaba de paso visitando dicha tienda en Plaza Loreto. 

Así pues, ante los caprichos del azar surtiendo efecto a mi favor, había reconocido las tres razones para sustentar mi deseo de concertar un encuentro: primero, porque quería decirle que ya no sentía ningún coraje hacia ella, que no había sido sólo culpa de ella que la relación terminara sino que ahora podía ver que hubo cosas en las que yo también me equivoqué y no lo había querido aceptar, de tal manera que no sintiera más el peso de la culpa, situación que tanto le había afectado; segundo, que ya tenía unos meses que me había entrado la curiosidad por saber qué habría sido de ella, por lo cual tenía un interés sincero por saber cómo estaba; y, por último, quería decirle que, independientemente de que lo considerara o no, pretendía manifestarle que podía contar conmigo, con lo cual dejaba abierta la posibilidad de propiciar una amistad. 

El día que nos vimos parece que ella no iba preparada para escuchar sobre todo esto último. Aún sin conocer mis razones, las cuales por supuesto no le dije por teléfono, no creyó que yo propusiera continuar viéndonos, lo cual no pareció desagradarle. Pero, como siempre, había un prietito en el arroz: ella tenía novio… un novio que, por cierto, se había sentido bajo mi sombra, dado que cada situación que ellos vivían él tendía a considerar de poco valor para ella, puesto que daba por hecho que ya le habría sucedido conmigo. 

De tal forma, contra lo que pensé, el principal obstáculo para restablecer una relación con mi ex novia no sería ella misma sino su pareja. Yo ya había considerado que ella pudiera estar casada y con hijos así que creo que de alguna manera iba preparado para lo peor. Obvio es que no lo deseaba. Pero la posibilidad de rechazo era muy probable así que había que anticiparse. 

Cuando llegó la vi con la cara más redonda, de tal manera que me quedé con la sensación de que había aumentado ligeramente de peso, lo cual no implicaba que abandonara su efigie delgada. Se tiñó el pelo de un tono rubio, se lo dejó crecer hasta los hombros y su rostro me pareció aún más hermoso que antes. Me sorprendió ver que ya conducía un automóvil propio, el cual tenía alrededor de dos semanas de haber sacado de la agencia. Ascendimos al vehículo sin saber qué destino tomar, llegamos al parque México que está muy cerca de donde nos encontramos y de ahí partimos a un restaurante próximo porque amenazó la lluvia. El tiempo se pasó muy rápido, las luces del lugar me hacían sudar más de la cuenta, me sentía como en locación. 

Saliendo de ahí nos dirigimos nuevamente a su auto y antes de abrir la puerta me abrazó, algo que no me hubiera siquiera atrevido a soñar. Me trajo a casa, como émulo de “ceniciento”, y aún para mayor sorpresa mía aceptó entrar al apartamento. Nos quedamos todavía largo rato charlando, ya era muy tarde, o muy temprano (como se quiera ver), así que insistí en que no era conveniente que se fuera. Para terminar de maravillarme aceptó quedarse. Cuando se fue a acostar la tapé con una colcha. Por el simple hecho de cobijarla y verla durmiendo nuevamente, creo que no me puedo arrepentir de haberme decidido a romper, siquiera por un momento, mis ataduras. 

Texto escrito el 17 de noviembre de 2005 para una tarea de Taller de guión II, acerca de una vivencia personal.

Infidelidad

Posted on Actualizado enn

Hoy día, la infidelidad es un término que ha dejado de tener sentido para mí. La oigo o leo y me parece algo ajeno, lejano, como ver a un individuo con quien conviviste pero cuyo fenotipo no reconoces.

Al comenzar a vivirme poliamoroso, la fidelidad devino en un concepto injusto, egoísta y represivo. Para quienes nos asumimos poliamorosos, la infidelidad es un concepto que pierde sentido, no hay ningún caso en esperar que la persona con la que nos hemos vinculado afectivamente deba reservarse para uno y deba limitarse en tener lazos amorosos con otras personas, así que supongo que la fidelidad es un intento por preservar un espacio que creemos es de nosotros y por reducir al ser amado a una pertenencia individual, lo cual, me parece, anula la libertad que supuestamente el amor debería potenciar.

Claro, la forma en la que nos hemos educado, de acuerdo a nuestro orden social, nos lleva a considerar que tener más de una relación no es algo serio ni un proyecto de vida, lo cual resulta un planteamiento extraño si consideramos que vivimos en sociedad (es decir, somos gregarios) y que los modelos de familia se diversifican. Me parece que las posibilidades son más amplias que lo que nuestro disco duro ha registrado, la seriedad que cada proyecto de vida tenga supongo que depende de la forma en la que se asuma por parte de los involucrados, sea en monogamia, poliamorosamente o viviendo solos.

Como la honestidad desde la adolescencia me ha parecido un valor fundamental (que no fue el que me inculcaron, ojo), deseable y aplicable para cualquier humano así como requisito básico para construir relaciones sinceras, me plegué absolutamente al hecho de considerar a la fidelidad como un pilar de mi ex noviazgo.

Aún cuando planteé la propuesta de abrir nuestra relación, la posibilidad sólo estuvo prevista en términos sexuales mas no amorosos; incluso, eventualmente no tuve problema alguno en aceptar que ella rechazara que yo pudiese fornicar con alguien más. Realmente, no hubo mayor inquietud o molestia para ser un monógamo fiel, sólo hubo un ligero coqueteo frustrado en un periodo donde ella y yo nos alejamos. Sé que esa chica me gustó pero no sé si hubiera podido sentir algo afectivo hacia ella o no, sin embargo, aparte de trabajar juntos en un empleo temporal no hubo mayor coincidencia.

La fidelidad supongo que se relaciona con el precepto de lealtad, algo que asumo todo mundo espera recibir pero del que no estoy muy seguro que también tengan como prioridad cumplir.

Ahora, la fidelidad sólo tiene cabida al concebirla como la congruencia entre los valores apropiados por mí y la práctica cotidiana, lo que me parece que nos define a cada uno como seres y que nos identifica para tener o no afinidades con los otros, con los que tenemos y los que queremos a nuestro derredor.

Germen

Minientrada Posted on Actualizado enn

 

 Anoche fue el último sueño del año. Anoche volví a soñar contigo. Inundado de amigos, estoy terminando el año solo. Todos se han esfumado y nuevamente estoy como hace tiempo, teniéndote en mi mente, solo en el espacio en que me muevo, en que duermo, la cama se hace muy grande a pesar de ser individual, el hotel es frío y la tele no me habla, sólo satura con imágenes grotescas, ajenas. Estoy en Guadalajara y aún no sé a dónde iré, temo que ni las olas del mar sean buenas compañeras para paliar la soledad. Esta libertad me está asfixiando. Hace 10 años te conocí y no me atrevo a escribirte aunque muero por hacerlo, contarte todo lo que en esta bitácora simplemente no me dan ganas de teclear.    Como sea, estás presente en mí, aunque sea únicamente en mis sueños. Karina

 

Te mando un fuerte abrazo, con todo lo que me hizo falta demostrarte en su momento. Karina


¿Sabrás?

Minientrada Posted on Actualizado enn

Tras poco más de año y medio me has escrito un correo para, en 3 líneas, pedirme que deje de molestarte y dejar en claro la persistencia, a pesar del tiempo transcurrido, en tu deseo de no querer volver a verme. Karina

 

Terrible es saber que sigo siendo nefasto para ti y que no existe cabida en tu mundo actual para dar espacio a estrechar simplemente tu mano.

 

Terrible es saber que ya no existe ni siquiera un hilo delgado.

 

Terrible es aceptar que, a pesar de la profunda tristeza, me alegro de que me hayas escrito.

 

No sabes cuán feliz me has hecho.Aracnofobia

•••

Posted on Actualizado enn

Esto es parte de un mensaje que me llegó a mi correo enviado por un compañero del grupo Zócalo Desnudos:
“para todas las personas que sufran de problemas emocionales como depresión, ansiedad, trastornos en la alimentación o el sueño, sentimientos de vergüenza, culpa, incapacidad para relacionarse, ira reprimida u hostilidad, falta de autoestima y disfunciones sexuales, entre otros padecimientos que al no ser atendidos derivan en enfermedades físicas como cáncer, enfermedades pulmonares crónicas, síndrome de colon irritable, problemas de salud reproductiva, enfermedades hepáticas y otras muchas más”.
.
El resto del mensaje no hace falta transcribirlo, el chiste es que me puse a pensar en que todas las características remarcadas las he tenido a lo largo de mi vida y me habían parecido normales, dado que la vida no siempre ha sido fácil, lo cual sé que no me hace un desquiciado pero reflexioné enseguida en que todo eso se supone q ya saben quién no lo sentía antes de conocerme pero cuando vivión conmigo ahora manifestó haber sentido todo eso, así que por simples silogismos, si yo tengo estos padecimientos y una persona que vive conmigo los comienza a manifestar, que además cuando se aleja de mí desaparecen, significa que entonces evidentemente yo soy el que está mal y hago daño a los que están conmigo, yo por eso ahora tengo todo lo remarcado y me siento infinitamente triste y desmotivado mientras ella pudo volver a su mundo feliz.
.
KarinaRealmente me arrepiento mucho de no haber podido darle lo mejor, de haber sido menos nefasto, intenté hacer lo correcto, hoy no tengo claro qué fue lo que hice. Le pido perdón sinceramente y también a ustedes por lo mal que les haya podido hacer sentir. Siempre había considerado que la felicidad no es un estado constante sino el resultado del esfuerzo personal y de la coincidencia de cosas positivas alrededor de uno, la forma en la que se concretan y se trabaja en su continuidad pero parece ser que la visión de que es una actitud en la que uno se aligera de todo lo que no le sirve para simplemente flotar por la vida y por tanto disfrutar de todo lo que llega parece ser la correcta. Y yo soy incapaz de hacer eso. Por tanto, creo que tengo que alejarme y procurar lastimar lo menos posible, no puedo dejar de ser firme y enérgico en lo que pienso y en consecuencia como actúo, pero los demás sólo ven dureza, inflexibilidad y maltrato en mi parte, cuando estoy triste me ven enojado, sólo existo cuando me necesitan, rara vez están cuando los necesito (y en verdad no lo reprocho, he aprendido a considerar que la gente tiene sus propias circunstancias y tiempos). Discúlpenme si he dejado de buscarlos con frecuencia, no es desinterés por ustedes, es simplemente que me cuesta mucho tener ganas de moverme y mejor prefiero encerrarme.


Llegó el tiempo en que mis sueños dieron paso a largas noches de insomnio…

Tienes un extraño efecto en mí

Imagen Posted on Actualizado enn

 

… soledad