Apartados

Empatía

Minientrada Posted on Actualizado enn

Un momento muy doloroso en la vida (por lo menos en la mía ha sido el mayor) puede ser cuando la persona amada decide irse. Quedamos con una sensación de abandono tan brutal que nos permite darnos cuenta -tiempo después- hasta qué punto no estamos habituados a la soledad y a hacernos cargo de nosotros mismos, con gusto. Quizá en ese momento es cuando la compañía resulta más necesaria, un gesto que nos haga percibir solidaridad y aprecio, recibir algo cuando nos sentimos con un enorme vacío. Como amigos, tal vez falta que lo tengamos presente, los tránsitos de dolor es cuando sabemos en quién podemos apoyarnos cuando desfallecemos, cuando no queremos saber nada o no identificamos cómo tener un mínimo aliento.

Soledad lìquida

En su oportunidad, hace años, hice una petición a algunos amigos, pues en las noches siguientes a la partida yo no quería dormir solo con mis monstruos, con los fantasmas rondando, y ese llamado lo atendió solo uno, algo que guardo con mucho cariño y agradecimiento, Arturo Garza, justo por el acompañamiento en un tiempo amargo y de mucha tristeza.

Electrónica

Minientrada Posted on Actualizado enn

Lo grandioso de la música electrónica es que no está basada en la armonía, sino en el beat, ese elemento que, en una buena sesión, puede llevarnos -como la marea- entre las pulsiones de vida y de muerte, que nos hace bailar sin que sea un pretexto para descargar cachondería, para arrimarse al otro en un ritual socialmente autorizado y sin tener que escuchar rimas forzadas y textos vulgares acerca del cortejo y del desamor, pues con la electrónica la conexión es con los sonidos, hacia el interior, con la piel que se eriza y que en un haz te eleva al universo, a sólo levitar.

Te quiero

Minientrada Posted on Actualizado enn

¿Te quiero?Que tu novio/esposo te diga, cuando decides ir sola a una convivencia, a una fiesta, a alguna reunión social: “tienes dos opciones: paso a recogerte y nos vamos o paso por ti y me quedo contigo hasta que nos vayamos”, no tiene precio…
Desgraciadamente, muchos hombres lo siguen haciendo porque creen -y quieren seguir creyendo- que es su derecho, que merecen la consideración de poder condicionar a su pareja, de ser tomados en cuenta como el primer (y, si es posible, único) hombre en su vida, aunque eso, aquí y en China, se llama machismo.
Lo lamentable es que, con el pretexto de que sean amadas, muchas mujeres ceden el control de la libertad de su mente, de su cuerpo, de su vida, y que esa sujeción seguirá pasando mientras ellas nos lo sigan permitiendo, en tanto continúen cuidando a sus vulnerables padres putativos sobreprotectores.

Por qué escribo

Minientrada Posted on Actualizado enn

HombreEn esta bitácora mía, así como en la otra http://anhed0nia.wordpress.com y en los perfiles de Facebook y Google+, escribo para hacer catarsis al intentar (conste, i-n-t-e-n-t-a-r) comunicar lo que pienso, lo que me inquieta, lo que me gusta, lo que me disgusta, lo que me angustia, lo que propongo, con la esperanza de encontrar eco en otras personas a las que también les genere una reflexión, una duda, una ilusión, un ideal, un malestar o un encabronamiento (eso ya depende de las ideas de cada uno, hay quienes no se identifican con nada de lo que yo creo, hay quienes me tachan de amargado malvibroso así como hay otros que, sorprendente o benevolentemente, han dicho que me admiran), dado que, al vivir solo, platicar con mi refri termina siendo un tanto frío.

No se trata de que tengan que estar de acuerdo conmigo, ni de que pretendan aleccionarme, simplemente ambiciono que entiendan mis emociones y que pueda contar con su acompañamiento.

Además, si me conocen, saben que soy un azotado melodramático irremediable.

Gracias por leerme y por compartirme sus comentarios.

10 años

Minientrada Posted on Actualizado enn

Por estas fechas estoy cumpliendo 10 años de alquilar el departamento que he habitado en este tiempo, lo cual quiere decir que llegué a vivir a la zona conocida como el Casco de Santo Tomás a los 24 años. Un signo del paso del tiempo es que, recién llegado, me aburría la tranquilidad tanto de los fines de semana como de los periodos vacacionales, mientras que me encantaba la vitalidad del trajín de los ‪‎estudiantes‬ del IPN y del tránsito vehicular; hoy día, adoro las vacaciones de los chavos así como me parecen muy cortos los fines de semana, mientras que repelo los mares de ‪‎jóvenes‬ en el metro Normal o a lo largo de la avenida de los Maestros y que evito pasar frente a las escuelas dado que me incomoda ver a los muchachos, simplemente considerando que, por ejemplo, los ‪adolescentes‬ que acuden al CECyT 11 “Wilfrido Massieu” están en edades por las que, biológicamente, bien podrían ser mi ‪hijos‬… ¡qué horror!

Casa rumbo-Av de los Maestros

Estertor

Minientrada Posted on Actualizado enn

Nuevamente, los planes en un fin de semana no salieron. Aunque ahora ya no me desanima que no se realizaran puesto que me he habituado a que esto ocurra. Lo malo de acostumbrarse a estar involuntariamente solo es el hecho de insertarse en un proceso de “des-socialización” en el que justamente, ante la complejidad para congregarse alrededor de otras personas con una idea mínimo en común -por no hablar de lo desgastante de estar detrás de la gente para que llegue a una cita o para que no dé un plantón-, resulta mucho más agradable despertar pensando “qué rico estar solito, tranquilo en todo este espacio, sin nadie que me perturbe” por encima del tedio de no tener mayor posibilidad que la de hablarle a la pared todos los días. 

De la vida y la muerte

Minientrada Posted on Actualizado enn

– No quiero que te mueras…

– Sigue con tu vida.

Ilumina al mundo.

22 septiembre 2011